11 abril, 2011

Artículo en Nuestro Ambiente 2011

La revista Nuestro Ambiente, de la Asociación de AA.AA. de Don Bosco de Montilla, publica en su número de abril el siguiente artículo, colaboración de la Banda de Música "Pascual Marquina" de Montilla.

Agradecemos a Nuestro Ambiente el haber contado, un año más, con la Banda de Música para la edición de este número especial de Semana Santa.

RECOGIMIENTO, SILENCIO, MÚSICA, PASIÓN


Ntra. Sra. de la Soledad de Montilla

Semana Santa, ¿cómo describir tal derroche de estímulos?, ¿cómo profundizar en su mensaje de esperanza, sufrimiento, compañía, soledad, agonía,… vida? Muchas son las puertas que nos llevan a la Pasión de Cristo, y con su capacidad para conmover, la música está omnipresente en cada una de ellas. Desde tiempos remotos, los cristianos han acompañado sus actos de fe con obras de belleza sublime y en muchos casos estremecedora utilizando el arte como vehículo de transmisión del mensaje y la palabra de Dios. En este camino, liturgia y arte se han retroalimentado fundiéndose en composiciones que rozan lo divino, como "La Pasión según San Mateo" de J. S. Bach, "Réquiem" de W. A. Mozart, "El Mesías" de Haendel y así una lista infinita de partituras.

Pero no todo son mastodónticas composiciones. Cada expresión de fe va acompañada de pequeños cánticos, melodías sencillas, sonidos o marcados silencios. Pequeñas composiciones embellecen cada uno de los momentos de las celebraciones, villancicos, cantos eucarísticos, coplas patronales, marchas procesionales. Todas la personas que nos acercamos a la música sea profesionalmente o como afición, acabamos encontrándonos tarde o temprano con el arte sacro, y en él descubrimos un inmenso universo. Desde nuestros principios como agrupación hemos ido de la mano con este tipo de partituras, habiendo participado en infinitud de ceremonias religiosas de diversa índole. Acompañar procesionando a los titulares de muchas hermandades siempre ha sido uno de nuestros pilares. Con nuestras limitaciones, hemos intentado "vestir" en cada momento el silencio de la calle para dignificar la representación de la Pasión, si cabe, aun más.

Este año, como los anteriores, volveremos, en la medida de lo posible, a poner una nota más en la sinfonía de sensaciones que se nos avecinan, y a los desfiles procesionales añadiremos los habituales conciertos de Cuaresma, a los cuales quedáis invitados, esperando que nuestro esfuerzo sea del agrado de todos.

Buscad una saeta en la madrugá, que os traslade el más hondo dolor de una madre desesperada...

Las cornetas brillantes bajo el sol del mediodía, que os traigan la marcialidad de las legiones romanas, invasoras, represoras, torturadoras...

Deleitaros con las melodías de marchas de palio, que os envuelvan en las tardes de primavera con la dulzura de la esperanza...

La campana en el ocaso, que perfore tus tímpanos como el martillo golpea los clavos...

Los tambores estruendosos, que en la mañana anuncian el bullicio, el tumulto, las masas sin conciencia...

Dejad que la música os acerque a la Pasión.

Víctor M. Cáliz
Asociación Musical Montillana "Pascual Marquina"
Abril 2011

2 comentarios :

  1. MUY BONITO, Victor,si algún día escribo un libro te pediré que lo prologues.

    ResponderEliminar